Un día en la escuela

Existe una linda tradición en Suiza en la que los niños de último año de pre-escolar tienen la posibilidad de conocer a sus maestras y escuela, unas cuantas semanas antes de comenzar el nuevo ciclo lectivo. 

Visita al futuro colegio

Hace un par de semanas le tocó a la clase de Matteo. Con bastante anticipación, como es normal en este país, Matteo recibió una carta, dirigida a él, donde sus futuras maestras lo invitaban a pasar una tarde juntos. Ellas los irían a buscar al jardín y juntos caminarían hasta la escuela, donde pasarían unas horas juntos. Y podían llevar sus futuras mochilas. Todo un acontecimiento. Principalmente por el lado de las mochilas.

 Las Mochilas

Claro que al ser una tradición que se repite año tras año, no nos tocó desprevenidos. Sabíamos que ese día llegaría y tener lista la “famosa y futura mochila”. Y aquí hago un gran paréntesis en mi texto y les cuento cuán importante es este tema. No logro tener en claro si es por ser extranjera o qué, pero continúo sin entender porque son estas mochilas “monstruos” tan importantes por aquí.  A ver si me explico mejor:

 ·         A pesar de ser súper ergonómicas, que están cuidadas al detalle para no dañar la espalda de los niños, siguen siendo muy grandes para el tamaño de ellos

·         Las marcas más utilizadas y vendidas cuestan muchísimo dinero. Rondan los EUR 250-350.

·         Si bien incluyen cartuchera completa con todo lo necesario, mochila para deporte y etui, siguen sobrevaloradas desde mi punto de vista.

 Y lo que me alucina es que las llevan VACÍAS. 

 Así es! En Suiza, la escuela le entrega a cada niño cuadernos, libros, cartuchera, carpeta para los deberes, fotocopias y libro de comunicaciones. Exactamente todo lo que los niños precisan. Y, exceptuando el libro de comunicaciones y la carpeta de deberes (con máximo, una o dos hojas), el resto queda en el colegio. Es por ello que sigo sin comprender el empecinamiento en mandarlos con semejantes mochilas.

 Qué si Matteo tiene una?  Claro, puedo no estar de acuerdo o no encontrarle el sentido, pero no puedo negarle a Matteo tener la suya.

Como me dijo mi hermana, pagas una mochila carísima, pero te ahorras todo el dinero que tendrías que gastar en útiles escolares. No me quejo, simplemente yo no comprender J

 Retomando el tema de la visita a la escuela

 Me quedo con la sonrisa, literalmente, de oreja a oreja, con la que salió por la puerta cuando termino la visita. Su cara me trasmitió alegría, me dio muchísima tranquilidad y supe que estábamos haciendo lo correcto.

Quedó impresionado con sus maestras, tranquilo que puede equivocarse y hacer errores, porque este era un tema que lo mantenía en vilo y le sorprendió que casi no hayan juguetes en el aula. Algo que para nosotros adultos es normal, pero ante los ojos de los niños y en su mundo, son cambios remarcables. Esas son las cosas que dejamos de ver, esas cosas que solo ven ellos y nosotros no lo logramos hacer.

Esa tarde estuvo de lo más mimoso, buscando mi cercanía, dándome besos y abrazos a toda hora. Al anochecer me dijo: mami, hoy fue un día raro, muy raro. Estoy un poco confundido. Tantas cosas, primero ir al jardín con la otra mochila, después con otras maestras a la escuela, hacer unas actividades allá, después ir a tomar un helado con vos y luego Diego en casa (un amiguito). Tengo un poco un “durcheinander” (confusión). Claro, hijo mío, son muchos cambios que se aproximan e incluyen temores, dudas, incertidumbre.

 Él está por embarcar en una nueva aventura que durará muchos años. Una aventura que lo llevarán a crecer, a madurar, donde terminará de desarrollar su personalidad, donde ocupará un lugar determinado en un nuevo grupo, donde conocerá a nuevas personas, nuevos amigos. Donde la vida le tendrá deparada muchas sorpresas.

 

 

 

Autor: entredinosychupetes

Soy Ana Laura, mamá, Licenciada en Turismo, viajera, conciliadora, apasionada de la lectura y dando mis primeros pasos en la escritura. Se me ocurrió construir este rinconcito para compartir mi aprendizaje a diario cómo (bi)madre lejos de casa, para que hablemos sobre la conciliación, la educación de nuestros peques...pero también sobre nosotras, Mujeres. De como lo intentamos, a diario, desde cualquier lugar del mundo. Te invito a que lo conozcas y formes parte de él.

2 comentarios en “Un día en la escuela”

  1. Es así, indudablemente el cambio que provoca el ir creciendo y descubriendo nuevas formas en su vida… es lindo , hermoso ver su desarrollo ,y lo más importante es verlo feliz y tratando de ajustar su cabecita a esos cambios y manifestándose. La vida pasa tan rápido ! Los amoooo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s